En Birmania, los más pobres sufren las consecuencias de la apertura económica. Con los precios del mercado inmobiliario por las nubes, cientos de familias han perdido su casa y deben recurrir a proyectos de caridad.