AFP

Luis Gutiérrez lamenta ver perdido el patrimonio del que vivió toda su vida. La laguna donde pescaba desde niño se secó por la mano criminal del hombre y la intensa sequía, atribuida al cambio climático, que flagela al norte de Honduras desde hace tres años.