Juana Zambrano

Cientos de peregrinos de diferentes regiones del interior del país y del exterior caminan largas distancias hasta la iglesia de Las Tablas para pagar mandas por los favores y milagros que recibieron por medio de la intercesión de la virgen y mártir Santa Librada, mejor conocida como “La Moñona”.