Raúl López Aranda

Muchos aborígenes de 20 y hasta 30 años de edad no saben leer ni escribir, algunos buscan superarse y salir adelante.