Isabel II y la princesa Ana en una foto de archivo

SHOWBIZ

La reina Isabel II de Inglaterra no dudó en citar hace unos días a su hija Ana en la llamada Frogmore House del municipio de Windsor para disfrutar con ella de un almuerzo privado que, además de servirles para ponerse al día en numerosos asuntos, también les llevó a celebrar por adelantado, con tranquilidad y sin fanfarria, el 70 cumpleaños de la llamada Princesa Real, quien alcanzará una nueva década el próximo 15 de agosto.

Según el columnista Sebastian Shakespeare, del tabloide Daily Mail, la nonagenaria monarca apareció en la majestuosa casa palaciega con una versión algo reducida de su habitual séquito de sirvientes y tanto ella como Ana se encargaron en todo momento de supervisar que se respetaba la distancia social y que todos los cubiertos estaban impecables.

Publicidad

Lógicamente, ninguna de las dos mujeres quiere correr riesgos innecesarios en relación con un posible contagio del coronavirus habida cuenta de la avanzada edad que ya presentan ambas y, por supuesto, del papel fundamental que tienen que jugar en un momento bastante delicado para la institución monárquica, necesitada de líderes fuertes y con carácter como ellas.

Hay que recordar que la televisión británica emitió hace unos días un documental en honor del 70 cumpleaños de la Princesa Real que, sin olvidar la necesidad de hacer un profundo repaso a su figura, también revelaba escenas nunca antes vistas de su ámbito más íntimo. Sin ir más lejos, una de las secuencias mostraba a Ana enseñando a su regia madre cómo utilizar algunas de las diversas aplicaciones concebidas para realizar videollamadas, esenciales en estos tiempos de pandemia.

Publicidad