MÉXICO Internacionales -  30 de abril 2014 - 17:43hs

Congreso limita fuero militar en México

La Cámara de Diputados aprobó una reforma legal por la que se limita el fuero militar y establece que en adelante los militares que comentan un delito contra ciudadanos serán juzgados exclusivamente por tribunales civiles y no castrenses, en un cambio histórico que por años habían demandado grupos civiles nacionales e internacionales.

Con 428 votos a favor y cero en contra, la cámara baja avaló cambios al Código de Justicia Militar con los que se responde a sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que desde hace años llamó a México a hacer esos ajustes.

Previamente aprobada en el Senado, la reforma fue enviada al Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor.

Hasta ahora, el código establece que todos los delitos cometidos por miembros de las fuerzas armadas durante sus labores de servicio son considerados infracciones a la disciplina militar, con lo cual la justicia castrense asumía la jurisdicción, sin importar si la víctima era un civil.

Para activistas y organizaciones esa cláusula abría las puertas a la impunidad, debido a que consideran que la justicia militar no goza de independencia ni imparcialidad.

Con la reforma, se establece que cualquier delito cometido por un militar y en el que esté involucrado un civil, será visto y asumido por jueces civiles.

Organizaciones civiles reconocieron la aprobación hecha en el Congreso, pero dijeron que aún falta realizar nuevos ajustes para hacer más transparente la justicia militar.

La reforma es parte de las medidas que México debía tomar a raíz de sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos relacionadas con cinco casos de mexicanos que sufrieron violaciones graves a sus derechos humanos a manos de militares.

"Es un triunfo histórico de las víctimas", dijo a The Associated Press Santiago Aguirre, abogado de la organización Tlachinollan que llevó hasta la Corte Interamericana los casos de dos indígenas violadas por soldados y que no comenzaron a ver resultados sino hasta después del fallo del tribunal regional.

Valentina Rosendo e Inés Fernández, indígenas Me'phaa del estado sureño de Guerrero, fueron violadas en momentos distintos en 2002 por militares.

Su caso fue atraído por la justicia castrense bajo el argumento de que los hechos habrían sido cometidos por miembros del ejército en el ejercicio de sus funciones, pero nunca se encontró culpable a nadie. Luego de la sentencia en 2010 de la corte, la investigación pasó a la justicia civil y ya han sido detenidos cuatro soldados acusaciones de golpear y violar a las mujeres.

Para Mario Patrón, subdirector del centro de derechos humanos Miguel Agustín Pro Juárez, el código "sometía a víctimas civiles a una jurisdicción que no es independiente e imparcial y por otra parte genera efectos discriminatorios al ser un fuero de disciplina militar".

Patrón consideró que si bien es un "avance claro", aún faltan más ajustes.

Por ejemplo, dijo, el fuero militar tampoco debería aplicarse cuando haya violaciones a derechos humanos de miembros de las fuerzas armadas y la justicia civil debería tomar el caso.