Mina Mazzini

EFE

La gran dama de la canción italiana, Mina, ha publicado más de mil temas a lo largo de seis décadas de carrera, toda una constelación sonora que ahora ha empezado a reordenar en el proyecto antológico "Italian Songbook", que incluye dos inéditos.

La artista italiana, que en marzo cumplió ochenta años, cuarenta de ellos retirada de la escena pública, se ha embarcado en este proyecto discográfico que acaba de salir a la venta formado por dos álbumes con 15 temas cada uno, todos restaurados y digitalizados.

Publicidad

La idea, explican desde la discográfica, es empezar a ordenar y seleccionar algunas de las canciones que marcaron una carrera, la suya, verdaderamente excepcional, con más de 1.400 interpretaciones que la consagraron como una de las grandes voces de la historia.

Precisamente por esa razón los discos llevan el nombre de dos constelaciones, Cassiopea y Orione, como queriendo trazar el firmamento musical que la inspiró.

El hijo de la artista y productor, Massimiliano Pani, explicó en la televisión pública que se trata de un "trabajo filológico" que permitirá acceder más fácilmente a sus canciones, en ocasiones difíciles de hallar entre su inmenso repertorio.

Su sello PDU y las discográficas Warner y Sony consideran esta primera parte del "Italian Songbook" el "inicio de lo que podrá suceder" próximamente y prometen recuperar las canciones de sus orígenes para la casa milanesa Ri-Fi y algunos temas inéditos más.

ORIONE: NOS VEMOS EN EL FONDO DE UN VASO

El recopilatorio "Orione" incluye algunas de las canciones con las que Mina encandiló al mundo en sus albores, como el clásico "Il cielo in una stanza" (1960), escrito por Gino Paoli.

Pero también otras más modernas como "Oggi sono io", adaptación del tema de Alex Britti con la que Mina sorprendió dejándose ver por su público por última vez en 2001, en un documental de Youtube en su estudio, con jersey negro, larga trenza pelirroja y gafas de sol.

El inédito de "Orione" es "Nel cielo dei bars", todo un homenaje de la diva al cantautor Fred Buscaglione, rostro conocido del renacimiento musical italiano de la segunda posguerra.

Una canción de tono jazz y bares en penumbra que Mina jamás había interpretado antes.

"Nos vemos en el fondo de un vaso, hasta que el alba vuelva al cielo y en el alba desesperada, será triste volver a casa para esperar la noche y poder encontrarte en el fondo de un vaso, en el cielo de los bares", canta la artista con su inconfundible tono.

CASSIOPEA: DE "CARUSO" A "MALAFEMMENA"

La otra parte del proyecto, Cassiopea, se abre con "Anche un uomo", de su trigésimo segundo disco, "Attila" (1979), para seguir repasando las canciones que orlaron su leyenda.

También da fe de su pasión por la canción napolitana, al incluir sus interpretaciones de la "Malafemmena" de Totó, o "Caruso" de Lucio Dalla, todo un himno romántico en el Golfo de Sorrento.

"Cassiopea" incluye el inédito "Un tempo piccolo", escrita por Antonio Gaudino, Alberto Laurenti y Franco Califano y versionada con toda la poesía que encierra por el grupo rock Tiromancino (2005).

UNA ANTOLOGÍA DESTINADA A CRECER

No se trata, por consiguiente, de un trabajo de "grandes éxitos", tal y como declaró el hijo de la artista, sino de una oda, una carta de amor a la canción italiana, a aquellas baladas que marcaron una época y a otras de menor trascendencia pero igual belleza.

"Se pueden encontrar los éxitos de Mina pero también todos esos temas de la tradición y de la canción italiana de otros artistas que ella ha interpretado y algunas perlas de sus varios discos que merecen ser redescubiertos", explicó Pani.

La artista de Cremona sigue enclaustrada en su casa de Suiza, en un retiro elegido por ella misma, pero no por ello se ha alejado de la música, sino que publica discos prácticamente cada año.

De hecho sigue muy pendiente de lo que ocurre en el panorama musical. Su hijo ha asegurado a Vanity Fair que entre los cantantes que sigue está la joven Billie Eilish.

La intención ahora es ampliar esta antología con otros cuatro discos para repasar sus incursiones en el rock, en el pop o en la bossa nova, entre otros géneros.

Unas selecciones para las que aún habrá que esperar y en las que, por supuesto, "la última palabra la tiene ella".

Publicidad