Alvarado (izquierda) intercambia golpes con Brandon Ríos durante su pelea por el título superligero de la OMB

Agencia AP

LAS VEGAS (AP). Mike Alvarado y Brandon Ríos apenas habían empezado a intercambiar golpes cuando ya se hablaba de una tercera pelea entre ambos.

La acción del sábado por la noche fue muy parecida a su primera pelea, pero esta vez el resultado fue diferente. Alvarado venció por decisión, estrecha pero unánime.

Publicidad

El encuentro a 12 asaltos fue una revancha de su pelea de hace cinco meses.

Alvarado se fortaleció en los últimos asaltos para ganar 115-113 en dos tarjetas y 114-113 en la otra, para vengar así su derrota en el séptimo asalto frente a Ríos en octubre.

Publicidad

Los totales de golpes conectados fueron casi igualmente estrechos: Alvarado aterrizó 261, mientras que Ríos conectó 241 golpes.

La pelea no fue tan espectacular como la primera, cuando Ríos detuvo a Alvarado apenas después de haber sido sacudido en el round anterior. Con todo, la pelea fue emocionante a veces, pues hubo un combate de alto nivel entre dos guerreros del deporte.

También fue brutal a veces, como lo evidenció un corte en la frente de Alvarado y su cara hinchada. Después de la pelea, tanto Alvarado como Ríos fueron llevados al hospital, en el caso de Alvarado, para una exploración de precaución al cerebro.

Cuando sonó la campana para terminar el último asalto, la multitud de 5.418 asistentes estaba de pie gritando de emoción.

Publicidad

Publicidad