AFP

El centro de Portugal enfrentaba el lunes severos incendios forestales que iniciaron el sábado. Las autoridades declararon alerta elevada en siete regiones y pidieron que España les ayudara enviando lanzadores de agua para luchar contra las llamas que se avivaron a causa de los vientos.