Colombia Internacionales -  17 de septiembre 2020 - 12:53hs

Entierran al hombre que dio rostro a las protestas contra brutalidad policial en Colombia

Unos pocos allegados despidieron este miércoles a Javier Ordóñez , fallecido a manos de dos policías que le propinaron un brutal castigo y que devino el rostro de protestas contra la violencia policial que dejaron 12 muertos.

En una ceremonia privada al norte de Bogotá, unos 50 familiares y amigos celebraron una misa católica en honor al ingeniero de 43 años.

Entierran en Colombia a Javier Ordóñez, rostro de protestas contra la brutalidad policial

 Embed      

Algunos de los asistentes portaron camisetas blancas con el rostro de Ordóñez y el lema "justicia".

"Es evidente que estamos en un país donde la policía tortura, masacra y eso es lo que nos tiene ofendidos", dijo a la AFP Raúl Daza, que dijo ser un viejo amigo del fallecido.

Tras el acto religioso, el ataúd salió en una camioneta negra en la que ondeaba una pequeña bandera de Colombia. Lo enterraron en una ceremonia privada, sin acceso a la prensa.

Este padre de dos niños de 11 y 15 años, comerciante y estudiante de Derecho era un desconocido hasta el 9 de setiembre.

El video que registró la agresión policial que recibió ese día se hizo viral y desató masivas protestas contra la institución.

Una secuencia de dos minutos muestra a dos efectivos cuando reducen a Ordóñez y, ya en el suelo, le propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

"Ya, por favor, no más", se escucha suplicar al hombre, que según su familia había salido esa noche de su casa para comprar licor.

Ordóñez murió esa madrugada tras ser llevado a un puesto policial en circunstancias que son investigadas. Según el abogado que lleva el caso, el hombre falleció por la golpiza que recibió bajo custodia de los uniformados.

La defensa pide justicia por los delitos de tortura y homicidio agravado. Siete uniformados están siendo investigados.

El descontento en las calles no tardó en estallar. Cientos de personas salieron el miércoles y jueves a marchar contra la violencia policial. Las manifestaciones han ido aflojando, pero no cesan.

En la noche de este miércoles están convocadas nuevas protestas con cacerolas y velas.

En los choques entre manifestantes y la fuerza pública murieron 12 personas, en su mayoría jóvenes alcanzados por proyectiles, según autoridades. También resultaron heridos 258 civiles, 315 policías, mientras 95 puestos de mando fueron atacados.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, denunció que algunos uniformados recurrieron al "uso indiscriminado de la fuerza" y "de armas de fuego" durante las protestas. La policía indicó que 58 de ellos están siendo investigados por presuntamente disparar a los manifestantes.

El caso de Ordóñez, de 43 años, evocó el del afroestadounidense George Floyd. Su muerte en mayo, asfixiado en Minneapolis por un policía blanco que desoyó sus suplicas mientras lo inmovilizaba en una detención, desató una ola de protestas en Estados Unidos.