AFP

La esperanza de hallar supervivientes se desvanecía el domingo en el oeste de Turquía dos días después del poderoso terremoto que dejó medio centenar de muertos, mientras los socorristas encontraban cada vez más cadáveres entre los escombros.