El 10 de noviembre de 1821 está constituido, para los panameños, como el día en el que se inició su liberación del yugo español, que mantenía a los nacionales bajo una situación esclavizante.

Ese día se inició la gesta patriótica en La Villa de Los Santos, encabezada por Rufina Alfaro y Segundo Villarreal, a la que muchas otras ciudades se unieron y que 18 días después logró a la postre la Independencia de Panamá de España un 28 de noviembre de 1821. 

Publicidad

"¡Viva la libertad!" Este Primer Grito de Independencia definiría los planes de los panameños y daría valor a su identidad, ante el nacimiento de un nuevo país. 

Según una investigación realizada por Alfredo Castillero Calvo y planteada en su ensayo "1821 la Independencia de Panamá de España, factores coyunturales y estructurales en la capital y en el interior" plantea que el grito de La Villa "surge motivado por profundos resortes materiales derivados del estancamiento comercial que en la ruta de tránsito se había empezado a experimentar en los últimos años". 

Mientras que la aparición de Rufina Alfaro en esta acción libertaria la plasma el escritor Horacio Moreno en la Revista Lotería #28 de febrero de 1975, señalando que una joven de 22 años, nacida en el caserío de Las Peñas de Los Santos, es fundamental en la estrategia que se armó para destruir la fortaleza cuartelaria española.

Alfaro, según el escritor, visitaba el cuartel habitualmente para vender productos traídos del campo y esto le permitió suministrar vital información a los istmeños que apoyaban el movimiento libertario. Incluso les indicó dónde se encontraban las armas de los españoles.

Los revolucionarios de La Villa, armados con palos y piedras, avanzaron y se tomaron el cuartel.

Este domingo 10 de noviembre se cumplen 198 años de este movimiento, el cual surgió motivado por el fervor patriótico y la lucha de un grupo de interioranos inspirados que lograron con su unión librarse del imperio español.

Publicidad