Se trata de menores que fueron víctimas de una secta religiosa en la Comarca Ngäbe Buglé

Linda Batista

Dos menores de 13 y 14 años, quienes fueron víctimas de una secta religiosa que operaba en la Comarca Ngäbe Buglé, fueron trasladados a Santiago de Veraguas para recibir atención médica tras haber estado privados de su libertad.

Publicidad

Una vez culminada la revisión sanitaria, fueron llevados a la provincia de Chiriquí donde se desarrollan las investigaciones a los involucrados en los actos de abuso y maltrato a menores, y privación de libertad. 

El presunto líder de la secta religiosa fue atendido en el Hospital Regional de David, luego que presentara quebrantos de salud en las instalaciones de la Policía de Niñez y Adolescencia del distrito tras ser capturado el pasado miércoles.

La investigación inició luego que tres menores de edad fueron rescatados el pasado 15 de agosto en la apartada comunidad de Guayabal, tras la denuncia de uno de los secuestrados que logró escapar. 

Por este caso a la fecha hay dos hombres y una mujer detenidos, así como un menor de 17 años de edad. 

Además, la madre de una bebé de dos meses de edad, que terminó en manos de la supuesta secta religiosa, fue imputada por los delitos de de abandono y maltrato al menor, y se le dictó la medida cautelar notificación periódica.

Actualmente hay dos personas vinculadas al hecho que están prófugas de la justicia.

Publicidad