CHILE Internacionales -  13 de abril 2014 - 10:44hs

Al menos siete muertos en incendio de Chile

Al menos siete personas, cinco hombres y dos mujeres, murieron la madrugada del domingo y 500 casas resultaron completamente destruidas en el mayor incendio de los últimos 60 años en el puerto chileno de Valparaíso.

El general de carabineros (la policía militar) Julio Pineda informó que hay una octava víctima por confirmar.

La presidenta Michelle Bachelet llegó por la mañana a la zona, ubicada a unos 140 kilómetros al noroeste de Santiago, y de inmediato encabezó un comité de emergencia en la gobernación provincial.

"Me van a informar ahora de todo, aunque he estado al tanto por teléfono", afirmó la mandataria antes de ingresar a la gobernación.

El incendio, iniciado el sábado, es el más grande registrado en Valparaíso desde 1953 y causó la destrucción total en varios cerros de la ciudad puerto. Con el amanecer llegó la desolación de quienes lo perdieron todo.

El Ministerio de Salud anunció la vacunación contra la influenza y la meningitis para evitar casos, principalmente en adultos mayores y niños.

Bachelet declaró el sábado a la localidad zona de catástrofe.

El combate del incendio se dificultaba el domingo por la topografía del terreno, que consta de varias calles planas rodeadas de cerros llenas de viviendas.

"Esta es la peor catástrofe que he visto", comentó el gobernador regional Ricardo Bravo. "Ahora tememos que el fuego se propague hasta el centro de la ciudad, lo que aumentaría la seriedad de la emergencia", añadió.

La autoridad militar, facultada por la presidenta Bachelet para mantener el orden y la seguridad de las personas, decretó la ley seca y ordenó el cierre de todos los locales nocturnos del puerto.

El dantesco espectáculo se incrementa con los constantes cortes de energía eléctrica que dejaron a oscuras la ciudad, alumbrada por gigantescas lenguas de fuego que se levantan en los cerros e iluminan la urbe, habitada por más de 250.000 personas.

Los albergues habilitados por las autoridades no alcanzan para contener a los evacuados y se ha pedido a los damnificados que se trasladen a otros lugares de acogida o a casas de familiares.

La gente evacuada, con bebés en sus brazos y niños de las manos, lloraban la pérdida de sus mascotas. Se estima, según cifras preliminares entregadas por el ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, que los desplazados superan las 5.000 personas, cantidad que se estima subirá notoriamente.

El descontrolado incendio es combatido por bomberos, policías uniformados y personal de la Corporación Forestal, mientras infantes de marina, armados y en trajes de combate patrullan las partes planas de la ciudad para mantener el orden y evitar robos.

En la cárcel de Valparaíso, nueve presas embarazadas fueron trasladadas a un penal en Quillota. Otras 204 mujeres empezaron a ser evacuadas en la madrugada hacia un recinto deportivo del puerto, mientras la población penal masculina, poco más de 2.700 presos, permanecerá en el recinto, informó el comandante de la policía de prisiones Tulio Arce.

El incendio se inició a media tarde del sábado en la cercanía del cerro La Pólvora y se fue extendiendo rápidamente por efecto de las fuertes ráfagas de viento que hicieron que brasas ardientes saltaran quebradas y se propagaran a otros cerros.

En la madrugada del domingo una lluvia de cenizas caía sobre la ciudad y aumentaban los niños y ancianos con problemas respiratorios.

El vecino balneario de Viña del Mar fue declarado en alerta máxima ante la cercanía de las llamas porque el viento puede trasladar plumillas ardientes con mucha facilidad.

Valparaíso es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.