AFP

Unos 500 migrantes centroamericanos se lanzaron el domingo sobre la valla fronteriza que divide a México de Estados Unidos pero desistieron de cruzar por gases lacrimógenos lanzados desde el norte, al tiempo que los estadounidenses cerraron temporalmente la frontera.