Puigdemont y cinco independentistas denuncian ante la ONU la "suspensión" de sus derechos. Foto/AFP

AFP

El expresidente catalán Carles Puigdemont anunció este jueves haber puesto una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU por la "suspensión" por parte de las autoridades españolas de sus derechos políticos y de los de otros cinco líderes independentistas en espera de juicio .

El anuncio coincide con el fin de la huelga de hambre de cuatro independentistas catalanes presos que había empezado a principios de mes.

Publicidad

Puigdemont, instalado en Bélgica desde octubre de 2017, está acusado de rebelión por la justicia española pero la orden de detención internacional contra él fue retirada en julio.

En Ginebra, Puigdemont explicó a la prensa que la denuncia ante el Comité quiere denunciar "las graves violaciones de los derechos y las libertadas en España, lo que en inaceptable en el marco del Estado de derecho de la Unión Europea".

Publicidad

"No lo olviden, seis personas democráticamente elegidas y que todavía no han sido condenadas, cinco de ellas en detención preventiva desde hace más de un año, no pueden ejercer sus derechos", añadió.

En marzo de 2018 Puigdemont y Jordi Sánchez, el expresidente de la asociación independentista ANC, ya pusieron una demanda ante este comité de la ONU por su "imposibilidad" de presentarse a la presidencia de la Generalitat, el gobierno catalán, explicó uno de sus abogados, Nico Krisch.

El comité de la ONU todavía no tomó una decisión sobre esas denuncias.

La denuncia actual, presentada este martes, afecta a Carles Puigdemont, Jordi Sánchez, al exvicepresidente independentista catalán Oriol Junqueras -inculpado por rebelión por su papel en la fallida declaración de independencia del 27 de octubre de 2017- así como Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull, que fueron miembros del gobierno de Puigdemont.

Los secesionistas denuncian "la suspensión del mandato parlamentario", indicó Krisch.

El viernes se espera una jornada tensa en Barcelona, con numerosas protestas independentistas convocadas para boicotear la celebración extraordinaria del consejo de ministros del gobierno español de Pedro Sánchez en la capital catalana.

"Hemos dicho de manera clara, sin ambigüedad, que jamás, jamás la violencia será una opción para nosotros. Pero al mismo tiempo (...) he intentado, y he fracasado, tengo que confesarlo, obtener el mismo compromiso por parte del gobierno español", dijo Puigdemont.

A principios de 2019, el Tribunal Supremo debería empezar a juzgar a 18 líderes independentistas, nueve de ellos presos acusados de rebelión, por su implicación en el intento fallido de secesión de Cataluña de octubre de 2017.

Publicidad

Publicidad