AFP

En el hospital de La Paz, en el oeste de Honduras, hasta la capilla se convirtió en sala improvisada para albergar a los enfermos con dengue que desbordan el centro.