AFP

Colgados en trenes de carga o caminando por rutas boscosas y serpenteantes, en la tiniebla nocturna, decenas de migrantes indocumentados siguen ingresando diariamente por la frontera sur de México, pese al endurecimiento de la vigilancia pactada bajo presión del gobierno de Estados Unidos.