Lograr el look de Beyonce añadiendo extensiones hechas de cabello natural, a menudo importadas de Asia o América del Sur, se ha convertido en una industria de miles de millones de dólares en los Estados Unidos.