El exciclista estadounidense Lance Amstrong admitió en entrevista concedida a la periodista Oprah Winfrey que consumió todo tipo de sustancias prohibidas desde mediados de los años noventa y se sometió a transfusiones de sangre para ocultar los rastros del dopaje.