Brasilia Economía - 

Rousseff pide al Congreso un mayor esfuerzo para apalancar el desarrollo

Brasilia, ( EFE ). La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, pidió hoy al Congreso un mayor esfuerzo en favor del desarrollo social y económico del país, que, tras un año "desafiante" como fue 2012 por la crisis mundial, deberá retomar el crecimiento en 2013.

El mensaje de Rousseff a las cámaras de Diputados y del Senado fue entregado por la ministra de la Presidencia, Gleisi Hoffmann, y leído durante la sesión inaugural del período legislativo del año 2013, celebrada hoy en Brasilia.

En el documento, la jefa de Estado sostiene que "2012 fue un año desafiante para Brasil" por la crisis global y su impacto en la tasa de crecimiento, que no llegó al 1 por ciento, pero subrayó que "si bien el ritmo fue inferior a lo esperado" durante el año pasado, el panorama para 2013 luce más alentador.

En ese sentido, destacó que la economía nacional continúa en un escenario de "inflación controlada" y "tasas de interés en declive", todo lo cual permitirá en 2013 una retomada del crecimiento, que según cálculos oficiales será cercano al 4 por ciento este año.

Rousseff destacó además el empuje que la economía recibirá este año de la construcción de infraestructuras para la Copa de las Confederaciones de junio próximo y el Mundial de fútbol del 2014, que se desarrollan en doce ciudades del país.

Explicó en ese sentido que dos de los doce estadios del Mundial ya fueron inaugurados, que otros cuatro abrirán durante los próximos dos meses y que los otros seis estarán listos a inicios de 2014.

También aseguró que en 2013 se retomarán las licitaciones de yacimientos de gas y petróleo con la oferta de 289 nuevas áreas y se reforzarán las inversiones en el área energética para garantizar el abastecimiento ante la creciente demanda del sector industrial.

Reiteró además que la educación continuará como una prioridad para su Gobierno, que se enfocará en todos los aspectos y fases de esa área "fundamental" para el futuro, con énfasis en la preparación de profesionales de todas las carreras técnicas, que son los que más precisa Brasil en este momento de "expansión".

Asimismo, subrayó que el desarrollo social y los programas de inclusión seguirán en la primera línea de la acción del Gobierno, que mantendrá y profundizará los planes de distribución de renta que en los últimos 10 años permitieron que unos 40 millones de brasileños salieran de la pobreza.

Del mismo modo, Rousseff enumeró los que calificó de "avances" en salud y seguridad, otras dos áreas en las que solicitó el apoyo del Congreso para nuevos proyectos que presentará su Gobierno.

La jefa de Estado aseguró en su mensaje que, en los dos años que lleva en el poder, ha tenido en el Congreso a un "socio crítico y colaborador", capaz de buscar "soluciones y alternativas" para los problemas del país y sus propias diferencias políticas.

En ese sentido, dijo que "en un momento en que la actividad política es tan vilipendiada", quería manifestar en su mensaje un "reconocimiento al papel del Congreso en la construcción de un Brasil más justo y más soberano".

Aunque Rousseff no lo aclaró en sus palabras, ese párrafo fue interpretado en algunos sectores políticos como un respaldo a los nuevos presidentes del Senado, Renan Calheiros, y de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves, que fueron elegidos para esos cargos a pesar de que ambos enfrentan problemas con la Justicia.

En esta nota: