El cantante Alejandro Sanz aportó hoy la emoción a la octava edición del Valladolid Latino, mientras que Malú fue la encargada de poner el ritmo más bailable a un concierto de cinco horas marcado por el pop latino actual.