MOMBASA Internacionales -  4 de marzo 2013 - 14:47hs

Mueren 19 en violencia preelectoral en Kenia

MOMBASA, Kenia (AP). Mientras millones de kenianos aguardaban en largas filas para votar en las elecciones presidenciales nacionales el lunes, un grupo secesionista en la costa lanzó varios ataques que dejaron 19 muertos, informaron las autoridades.

El lunes fue la primera elección presidencial en Kenia desde que más de 1.000 personas murieron en ataques poselectorales hace cinco años, y las autoridades se han esforzado en prevenir una repetición de esa violencia masiva.

Unos 200 secesionistas armados con pistolas, machetes, arcos y flechas tendieron una emboscada a la policía en la ciudad de Mombasa por la madrugada, precisó el inspector general David Kimalyo.

Cuatro policías fueron muertos a machetazos, informó el jefe de policía de la costa Aggrey Adoli.

El grupo secesionista _el Consejo Republicano de Mombasa_ había amenazado ataques en el día de las elecciones y Kimalyo dijo que la policía planeaba una operación "que verá el fin del CRM".

El CRM quiere que la costa de Kenia se independice. Su causa, que no está definida por la religión, es alimentada por la suposición de que los líderes políticos en Nairobi se aprovechan de la costa en detrimento de sus residentes indígenas.

Además del ataque en Mombasa, la policía atribuyó al CRM tres ataques mortíferos en la cercana Kilifi. Un reportero de la Associated Press visitó una morgue y vio los cadáveres de cuatro hombres jóvenes con bandanas rojas _señal del CRM_ muertos a balazos.

Un recuento de AP sobre la violencia determinó que cuatro policías y tres insurgentes murieron en Mombasa, mientras que siete miembros del CRM, seis funcionarios del gobierno y dos civiles murieron en los tres ataques cerca de la ciudad costera de Kilifi, según la policía y funcionarios de la morgue.

La violencia en Mombasa no tiene que ver con la violencia por diferencias étnicas que podría estallar según los resultados de la elección como ocurrió de manera devastadora después de los comicios del 2007.

Los dos principales candidatos presidenciales condenaron los ataques de Mombasa. El primer ministro Raila Odinga lo calificó de "acto de agresión atroz" durante un ejercicio cívico. El viceprimer ministro Uhuru Kenyatta se sintió desalentado por la noticia pero confió en que la situación pueda ser controlada.

Las autoridades despacharon un refuerzo de 400 policías a Mombasa. Las Naciones Unidas restringieron el movimiento de su personal en la costa debido a la violencia.

"La gente malintencionada debe ser contenida a toda costa", dijo Kimalyo, y explicó que instruyó a la policía a utilizar sus armas para impedir una mayor pérdida de vidas, una orden delicada puesto que la policía mató a más de 400 personas durante la violencia poselectoral en 2007-08.