AFP

A costa de la miseria de sus habitantes, en Bangladesh florece un próspero pero ilegal mercado negro de órganos. Debido a la escasez de donantes y la lentitud en las acciones legales, los residentes dudan que haya cambios.