Senador de EEUU pide dialogar con Venezuela

AP

Un influyente senador estadounidense hizo el lunes un exhorto a dialogar con el gobierno socialista de Venezuela después de que viajó a la nación sudamericana para traer a un hombre de Utah que estuvo encarcelado por dos años sin un juicio.

Joshua Holt regresará a Salt Lake City el lunes por la noche luego de que recibió atención médica y visitó al presidente Donald Trump en Washington. Fue puesto en libertad el fin de semana tras negociaciones secretas extraoficiales entre congresistas estadounidenses y funcionarios venezolanos.

Publicidad

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, viajó a Caracas el viernes para sellar el acuerdo con el presidente Nicolás Maduro a través del cual Holt regresaría a su casa.

En una entrevista el lunes con The Associated Press, Corker hizo énfasis en que “no se pidió nada, y nada se dio” a cambio de la libertad de Holt. Pero mencionó que el hecho de que Maduro haya liberado al hombre de 26 años en un gesto de buena voluntad muestra lo que puede lograrse con los adversarios de Estados Unidos a través del diálogo.

Publicidad

“En mis conversaciones privadas, no podría ser más estridente en mis críticas a la forma en que el gobierno venezolano se ha manejado. He visto en Venezuela personas que hacen fila afuera de las tiendas de comestibles sólo para adquirir papel sanitario", afirmó Corker.

Pero contrastó la mano dura hacia Venezuela respaldada por muchos en Washington con la disposición del gobierno de Trump de conversar con el líder norcoreano.

“Si estamos dialogando con Kim Jong-un, que ejecuta a sus parientes con artillería de alto poder a quemarropa, entonces me parecería que dialogar con Venezuela, mientras mantenemos toda la presión que tenemos, también tendría cierto sentido”, dijo Corker, quien está por retirarse. En el pasado ya ha tenido diferencias con Trump.

Holt fue arrestado en junio de 2016 bajo cargos de posesión de armas que él y su familia dicen son falsos.

Tuvo una emotiva reunión con sus padres en Washington el sábado, pero aún no ve a sus tres hermanos, que están organizando una gran fiesta de recepción para él y su esposa, Thamara Caleno, el lunes por la noche. La pareja ha estado recibiendo atención médica en Washington de parte de un equipo experimentado en ayudar a personas que han estado en cautiverio.

Corker viajó a Venezuela en 2015, pero en esa ocasión Maduro lo desairó. Dijo que ahora el mandatario lo recibió con calidez gracias a los tenaces esfuerzos de mediación de su subordinado Caleb McCarry, que conoce a Maduro desde hace 15 años. Cree también que Maduro se siente “algo confiado” después de que fue reelegido hace poco más de una semana, y ahora podría estar intentando reconciliarse con sus críticos al liberar a los prisioneros políticos y modernizar su economía, la cual se encuentra en una profunda crisis.

El gobierno de Trump consideró que las elecciones fueron una “farsa” después de que a varios de los rivales de Maduro se les prohibió postularse. Dijo que la liberación de Holt no influirá en las políticas estadounidenses.

Corker indicó que desconoce hacia dónde se encaminan las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, y declinó comentar en torno a un proyecto de ley bipartidista que está siendo revisado por la comisión que preside y con el que se pretende aislar más al gobierno venezolano. Dijo que es importante que Estados Unidos siga denunciando las “muchas, muchas cosas malas” que ha efectuado el gobierno de Maduro.

Sin embargo, cree que nunca hay que descartar el diálogo.

“No soy un blandengue en lo que respecta a Venezuela. No soy el tipo de persona que piense que deberíamos modificar nuestra posición en lo que respecta a castigarlos por todas las cosas que han ocurrido”, afirmó. “Pero al mismo tiempo sé que dialogamos con algunos de nuestros adversarios más difíciles, y ciertamente participé con el mayor beneplácito en favor de traer a estadounidenses de vuelta a casa”.

Publicidad

Publicidad