La boda de MariFer y José Manuel fue un verdadero espectáculo, digno de la alta sociedad. Pero esa no fue la única boda.