AFP

Un cráneo de más de 55.000 años encontrado en una gruta de Israel refuerza la teoría de que los Homo sapiens pudieron convivir con los Neandertales en Oriente Próximo y hasta reproducirse con ellos.