AFP

El eclipse lunar más largo del siglo XXI tiñó de rojo el viernes a nuestro satélite, mientras que Marte, casi en su punto más cercano a la Tierra, brilló con todo su esplendor, un espectáculo que pudo verse en la mitad del mundo.