EFE

La industria de los drones, dominada por empresas chinas y liderada por la poderosa DJI, es un símbolo de éxito en la difícil transición que busca China, de potencia manufacturera a una economía basada en la tecnología y la innovación.