Empresas restringen los viajes de negocios por coronavirus

AP

Amazon y otras empresas grandes están restringiendo los viajes de negocios de sus empleados en plena crisis por el coronavirus, agravando la crisis del sector aeronáutico derivada del virus que causa el COVID-19.

Amazon les dijo a sus casi 800.000 empleados que posterguen todos los viajes que no sean esenciales, tanto dentro de Estados Unidos como internacionales.

Publicidad

Nestle instruyó a sus 291.000 empleados que suspendan todo viaje hasta el 15 de marzo y L'Oreal prohibió a sus 86.000 empleados viajar hasta el 31 de marzo.

Una reunión anual de Starbucks programada para el 18 de marzo en su sede central de Seattle y que habitualmente tiene un tono festivo fue transformada en un evento virtual. El encuentro, que el año pasado atrajo a 4.000 accionistas, iba a llevarse a cabo en un teatro del centro de Seattle, en el estado de Washington, donde hay un brote del virus que ha causado nueve muertes.

Otras firmas, como Twitter, les están diciendo a su gente que trabaje desde casa. Google le dio esa orden el martes a los 8.000 empleados que tiene en su cuartel europeo de Dublín.

Previamente fueron cancelados grandes eventos como el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra y el Congreso Mundial de Telefonía Móvil de Barcelona.

El martes, Facebook confirmó que no asistirá a la conferencia South by Southwest en Austin, Texas, que debía empezar el 13 de marzo. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial dijeron que su conferencia anual de mediados de abril en Washington se realizará con un "formato virtual".

Michael Dunne, CEO de ZoZo Go, consultora automotriz especializada en el mercado chino, normalmente viaja de California a Asia cada seis semanas, pero suspendió todo viaje, en principio, hasta junio. "No quiero correr riesgos, aunque no hay nada mejor para los negocios que ver a la gente en persona", expresó Dunne.

Robin Ottaway, presidente de la cervecera Brooklyn Brewery, suspendió un viaje a Seúl y Tokio la semana pasada. Dijo que no piensa viajar a Asia hasta nuevo aviso y que también canceló un viaje a Copenhague que tenía programado este mes.

"No me preocupa contagiarme. Tengo 46 años y una buena salud", manifestó Ottaway. "Lo que me preocupa es quedar varado en Asia o que me pongan en cuarentena al regresar a Estados Unidos. Además, me molestaría mucho diseminar el virus".

Las cancelaciones y las restricciones a los viajes de negocios son un golpe duro para el sector aeronáutico. Esos viajes representan el 26% del total de vuelos y generan unos 1,5 billones de dólares anuales, de acuerdo con la Global Business Travel Association (Asociación Mundial de Viajes de Negocios).

La asociación calcula que la enfermedad le está costando al sector 47.000 millones de dólares mensuales. En una encuesta reciente entre 400 empresas, comprobó que el 95% de ellas había suspendido los viajes de negocios a China, el 45% redujo los viajes a Japón y Corea del Sur y un 23% canceló viajes a Europa.

"Esto es algo grande", dijo Henry Harteveldt, analista con residencia en San Francisco y especializado en viajes de negocios. Harteveldt estima que el 55% de los ingresos de las aerolíneas lo generan los viajes de negocios. Estos clientes tienden a viajar en primera clase o en clase de negocios, que son más caros.

"En un vuelo largo, el pasajero en viaje de negocios tiende a ser cinco veces más redituable que alguien en clase económica", dijo Harteveldt.

Los hoteles también están alarmados por la caída en la llegada de empresarios en viajes de negocios.

En la semana del 22 de febrero, por ejemplo, la tasa de ocupación en San Francisco bajó un 11%, según la firma STR, que monitorea el sector.

Ausentarse de conferencias donde se reúnen personas del mismo sector puede ser costoso. Luke Sorter, propietario del Pavel's Yogurt, invirtió más de 20.000 dólares en inscripciones y gastos de viaje para Natural Products Expo West, una conferencia en Anaheim, California.

"Teníamos planeada una gran campaña y abrir nuevas cuentas, pero todas las firmas importantes decidieron no asistir", expresó Sorter, cuya empresa de San Leandro, California, genera entre 1,2 millones y 1,5 millones de dólares anuales.

Algunos expertos dicen que es lógico que las firmas no quieran correr riesgos y suspendan los viajes.

"Si colocas a tus empleados en una situación de riesgo a sabiendas, te expones a ser considerado responsable de sus lesiones o de su muerte", dijo Kevin Mitchell, presidente de la Business Travel Coalition (Coalición de Viajes de Negocios), que promueve la contratación de agencias de viaje por parte de las empresas.

En algunos casos son los propios empleados aéreos los que han exigido suspender viajes. El sindicato de pilotos de American Airlines demandó a la empresa el mes pasado para que no los haga volar a China. La compañía accedió y luego trató de mantener los vuelos a Hong Kong, pero los pilotos se negaron a ir allí también.

American suspendió también los vuelos a Milán cuando sus pilotos empezaron a mostrarse inquietos y se cancelaron muchas reservas, dijo Dennis Tajer, portavoz del sindicato.

Publicidad