Cuando los chiquitines no están frente a cámara ocurre de todo, incluso los colchones pueden terminar convertidos en un cuadrilátero.