Aprovechando el ambiente típico, por qué no hacer una prueba y ver si en el camerino había personas que sabían salomar.