Kanye West

Bang Showbiz

La estrella de la televisión Kim Kardashian ha revelado el lado menos glamuroso de su sesión fotográfica para la portada de la revista Vogue del mes de abril: el desliz que protagonizó North West al orinar encima de su padre, el rapero Kanye West, cuando este le sujetaba en brazos en una de las instantáneas.Durante una charla este martes en el programa 'Late Night with Seth Meyers' acerca de la imagen en la que la pareja aparece tumbada en un sofá con North, Kim no dudó en relatar la simpática anécdota.

"Mientras sacaban esa foto, North se hizo pis. Kanye estaba intentando decírmelo. Tuve que levantarme y ayudarle a que se limpiara", confesó.No es ningún secreto que Kim deseaba aparecer en la portada de la publicación desde hace años, pero cuando por fin consiguió su sueño prefirió mantenerlo en secreto para el resto del mundo, incluidas sus hermanas Kourtney y Khloé, aunque no le resultó nada fácil.

Publicidad

"Sospechaban algo, desde luego. Mi madre [Kris Jenner] sí que lo sabía porque tuvimos que utilizar parte de su casa, pero a ellas les dije que era algo relacionado con los asuntos de Kanye. No se me da muy bien guardar secretos", explicó durante la entrevista.La celebridad está encantada con el resultado de la histórica portada, en la que aparece luciendo un vestido de novia mientras Kanye la abraza cariñosamente desde atrás.

"Por supuesto que sabía que el reportaje estaba planeado, pero no tenía ni idea de que sería para la portada. Me siento muy honrada. Kanye es el primer rapero, y yo la primera estrella de telerrealidad, y juntos somos la primera pareja interracial [que aparece en la portada]", declaró Kim en el citado programa.

Publicidad