Paula Echevarría

Showbiz

Fiel a su costumbre del último año y medio, la actriz Paula Echevarría ha abandonado rápidamente Madrid para disfrutar de su enésima escapada a su particular "ciudad de amor", Marbella, en la que reside su pareja, el futbolista Miguel Torres, y en la que ambos se han sumergido ya en unas apacibles vacaciones con las que desconectar de las obligaciones y seguir cultivando con intensidad su bonita historia de amor.

Sin embargo, de cara a las primeras procesiones de la Semana Santa, los dos enamorados han preferido trasladarse hasta la cercana Málaga -donde, por cierto, también se encuentra el devoto Antonio Banderas- para ser testigos de excepción de la solemnidad y emoción que define a esta tradición.

Publicidad

Eso es lo que se desprende de las últimas imágenes y vídeos que ha compartido la intérprete asturiana en su cuenta de Instagram, entre los que destaca una grabación que documenta al detalle la procesión del Lunes Santo desde un balcón.

No obstante, las fotografías que han retratado estos días a la pareja dedicándose todo tipo de sonrisas, carantoñas y besos en los labios no proceden precisamente de sus móviles o cámaras, sino de la siempre atenta lente de los paparazzi que operan estos días en la capital malagueña.

Gracias a ellas, la solidez del noviazgo de Paula y Miguel-quienes compartieron balcón con Javier Banderas, el hermano de Antonio- ha quedado patente una vez más pero, en esta ocasión, en un entorno religioso a la par que festivo.

Que hayan sido los reporteros gráficos quienes hayan captado sus momentos más románticos durante el Lunes Santo no significa que los dos tortolitos tengan necesidad alguna de esconderse cuando intercambian semejantes gestos de cariño.

De hecho, la propia artista subía hace un par de días a su perfil de Instagram un adorable retrato de ambos besándose en los labios para celebrar precisamente el Día Mundial del Beso."Bésense mucho... Todos los días. ¡Día Internacional del Beso!", escribía en la descripción de la instantánea.

Publicidad