Exclusivos banquetes, al alcance de bolsillos sin apuros, o "mesas de la misericordia" gratuitas son dos de las opciones para romper el ayuno diario que confirman, también en Ramadán, el abismo que separa a ricos y pobres en Egipto.