EEUU Internacionales -  14 de febrero 2015 - 11:35hs

Triple homicidio en Carolina Norte: ¿crimen de intolerancia?

Los familiares de tres estudiantes universitarios musulmanes asesinados en Carolina del Norte están presionando para que se acuse de crímenes de intolerancia al sospechoso del ataque, pero los expertos legales sostienen que esos casos son relativamente escasos y pueden ser difíciles de demostrar.

La policía de Chapel Hill dijo que no ha descubierto ninguna prueba de que Craig Stephen Hicks haya actuado por animosidad religiosa, aunque investiga tal posibilidad. Como posible motivo cita una disputa de larga data acerca de espacios de estacionamiento vehicular en el condominio donde vivían Hicks y las víctimas.

A Hicks, de 46 años, se le acusa de tres cargos de asesinato en primer grado por las muertes de Deah Shaddy Barakat, de 23 años; su esposa Yusor Mohammad Abu-Salha, de 21, y la hermana de esta, Razan Mohammad Abu-Salha, de 19.

El FBI efectúa "una investigación preliminar paralela" para determinar si en este caso se violó alguna ley federal, incluso la de crímenes de intolerancia.

A Hicks se le encontró una decena de armas de fuego en su vivienda. El legajo enumera cuatro pistolas halladas en la casa —además de la que el sospechoso tenía cuando se entregó_, dos escopetas y seis fusiles, incluso un fusil AR-15 de tipo militar y numerosas municiones.

El caso provocó indignación internacional.

Una declaración emitida el sábado por la Organización de Cooperación Islámica, de 57 naciones, el mayor bloque mundial de países musulmanes, agradece al pueblo estadounidense por "rechazar el asesinato, que presenta los síntomas de un crimen de intolerancia". El secretario general Iyad Madani agregó que el asesinato de los estudiantes intensificó la preocupación internacional por "los crecientes sentimientos antimusulmanes y actos islamofóbicos" en Estados Unidos.

"Nadie en Estados Unidos debería ser atacado jamás debido a ser quién es, su apariencia o su culto", afirmó el viernes el presidente Barack Obama en Washington y en Nueva York, el vocero Stephane Dujarric dijo que el secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, estaba "profundamente conmovido" por los miles de personas que asistieron al funeral de las víctimas la semana pasada.

La representación diplomática de Jordania en Washington dijo que su embajador visitó a las familias el viernes. Yusor Abu-Salha nació en Jordania al igual que sus padres. La hermana menor nació en Estados Unidos.

Los familiares dijeron que las tres víctimas recibieron disparos en la cabeza.

"Esto es un crimen de intolerancia", afirmó el doctor Mohammad Yousif Abu-Salha en el funeral del jueves por sus hijas y su yerno. "No fue cuestión de un lugar para estacionar".

Hicks, que estaba desempleado, fue caracterizado por sus vecinos como un hombre irritable que se trenzaba en frecuentes enfrentamientos por los lugares para estacionar o por la música a todo volumen, por lo general con una pistola al cinto.

FUENTE: AP