AFP

Los billetes venezolanos, escasos y devaluados, son cada vez menos usados pero siguen siendo necesarios para desplazarse o comprar comida, además de las largas colas en bancos para retirar el equivalente a tan solo dos dólares diarios.