AFP

Una ola de calor de una precocidad sin precedentes desde hace más de 70 años comenzó a azotar el lunes Europa, con temperaturas que podrían superar los 40° esta semana en varios países del continente.