Del total de casos registrados en lo que va de año, 30 ocurrieron en los primeros meses y 48 durante la cuarentena establecida desde marzo

EFE

Cinco feminicidios ocurridos en Bolivia durante el fin de semana pasado levantaron las alarmas contra una violencia machista que no da tregua y que se ha cobrado la vida de 78 mujeres en lo que va de año.

Con los cinco casos recientes, los feminicidios en Bolivia suman 78 entre enero y la primera semana de agosto, frente a 74 registrados en el mismo periodo de 2019.

Publicidad

Uno de los cinco sucesos se registró en la región central de Cochabamba, donde la víctima fue una mujer de 25 años que murió al recibir un golpe en el cráneo y con quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo, en un ataque presuntamente perpetrado por su concubino, informó la Fiscalía General del Estado.

En una carretera en la región amazónica de Beni fue hallado el cadáver de una mujer de 27 años, con cortes en el cuello y la espalda y signos de haber sido torturada, un suceso por el cual está siendo investigado su esposo, señala el reporte.

Publicidad

La tercera víctima es una adolescente de 17 años, cuya desaparición fue reportada el pasado viernes por sus familiares y su cuerpo fue encontrado el sábado en un colegio de la ciudad oriental de Santa Cruz.

La expareja de la muchacha confesó que la asfixió y, tras someterse a un proceso penal abreviado, fue sentenciado a 30 años de prisión, la pena máxima en la legislación boliviana.

Otra denuncia se registró en Santa Cruz, donde una mujer llegó en estado crítico al hospital tras la violenta agresión de su pareja.

La mujer falleció a causa de los golpes recibidos en la cabeza, mientras que el sujeto fue acusado formalmente por el delito de feminicidio, indicó el Ministerio Público.

El quinto caso es el de una mujer de 76 años, cuyo cuerpo sin vida fue hallado en una carretera en la región andina de Oruro, "con aparentes rasgos y características de feminicidio", añade el reporte.

Del total de casos registrados en lo que va de año, 30 ocurrieron en los primeros meses y 48 durante la cuarentena establecida desde marzo, agregó el Ministerio Público.

DESNATURALIZAR LA VIOLENCIA

En declaraciones a Efe, la directora ejecutiva de la ONG Católicas por el Derecho a Decidir, Tania Nava, consideró que Bolivia vive una "crisis generalizada", pues además de las situación política, sanitaria y económica, hay otra frente a los feminicidios que muestra que la sociedad "ha naturalizado la violencia hacia las mujeres".

Esto debería preocupar "tanto o más que el resto de crisis que estamos atravesando", consideró Nava, pues se trata de "la vida de mujeres que están dejando en la orfandad a muchos niños, o de la vida de hijas que están dejando a madres y padres desconsolados".

La activista cuestionó lo que consideró una inacción del Gobierno transitorio, pese a haber declarado este año como el de la lucha contra los feminicidios e infanticidios en Bolivia, y urgió a tener una política "que le haga frente a esta problemática".

También planteó una acción no solo estatal, sino también como sociedad civil y empezando desde las familias y comunidades para "desnaturalizar la violencia, empezar a implementar valores de derechos humanos y una cultura de respeto entre todos para otorgarle un valor a la vida de las mujeres".

Bolivia registró 117 feminicidios en 2019 y es junto a El Salvador y Honduras uno de los países de América Latina con mayor proporción de homicidios por cuestiones de género, según la Comisión Económica para Amélica Latina y el Caribe (Cepal).

Las organizaciones feministas han reclamado en los últimos años que la ley vigente en el país desde 2013 contra la violencia machista no se aplica plenamente por falta de presupuestos o personal capacitado, entre otras carencias.

Publicidad

Publicidad