Washington Internacionales -  18 de abril 2021 - 15:39hs

Al menos tres muertos por disparos en la ciudad de Austin

El autor de los disparos, que ha sido identificado está siendo buscado por las autoridades, que han calificado ese incidente de "específico y aislado".

Al menos tres personas murieron este domingo -dos mujeres hispanas y un afroamericano- por disparos en la ciudad de Austin (Texas, EE.UU.), en lo que la Policía ha descrito como un incidente "doméstico" y "aislado".

El jefe en funciones de la Policía de Austin, Joe Chacon, dijo en una rueda de prensa que las autoridades han identificado a un sospechoso de haber perpetrado el ataque, Stephen Nicholas Broderick, de 41 años, que se dio a la fuga poco después.

El suceso, cuyo motivo se desconoce, tuvo lugar en una zona del noroeste de la capital texana, en un edificio cerca de Great Hills Trail y Rain Creek Parkway.

Chacon dijo que, aparte de los tres fallecidos, hubo un menor de edad envuelto en este incidente, pero que se encuentra a salvo a cargo de la Policía.

La pasada madrugada, al menos tres personas perdieron la vida y otras dos resultaron heridas por disparos en un bar de Kenosha, en el estado de Wisconsin.

El Departamento del Alguacil del condado de Kenosha precisó en un comunicado que el suceso tuvo lugar en el bar Somers House Tavern.

El autor de los disparos, que ha sido identificado como un varón de raza negra, está siendo buscado por las autoridades, que han calificado ese incidente de "específico y aislado".

Estos ataques ocurren después de que el jueves ocho personas fallecieran y cinco resultaran heridas cuando un hombre armado abrió fuego de manera indiscriminada en un almacén de la empresa de servicios postales FedEx en Indianápolis (Indiana).

Este y los tiroteos de las últimas semanas en EE.UU. han reabierto el debate sobre un mayor control de armas en el país.

El viernes el presidente Joe Biden exigió al Senado que refuerce el control de las armas de fuego y que deje de "aceptar" un tipo de violencia que "se ha convertido en algo demasiado normal" y causa 106 víctimas mortales al día en este país.

"La violencia armada es una epidemia en Estados Unidos, pero no debemos aceptarla, debemos actuar", exhortó.

Es prácticamente imposible que las medidas legislativas para un mayor control de este tipo de armamento salgan adelante en el Senado, donde los demócratas -el partido del presidente- tienen una mayoría tan estrecha que necesitarían convencer a al menos diez republicanos para aprobarlas.

FUENTE: EFE

En esta nota: