Calle 7 Panamá le permitió a Mario Fonseca probarse a sí mismo que puede lograr lo que se proponga. Ahora su lema es: "no hay barreras que no puedas romper". El mayor impacto de Calle 7 en la vida de Mario es la fama, pues siempre hay alguien en la calle que lo reconoce y le pide fotografías, además del auge en las redes sociales.