Centenares de personas vestidas de blanco participaron de una misa y una marcha en memoria de los cinco jóvenes de ascendencia china, que fueron secuestrados y asesinados en La Chorrera.