El señor Valker Rost de nacionalidad alemana, vive en desesperación diaria luego de que la juez primera Marisol Bonilla autorizara la extradición de su hija a Costa Rica, país donde está la madre.