Sectores populares cuestionan la costosa fiesta de Navidad que realizó la Contraloría General de República a sus funcionarios y la cual costo poco más de 200 mil dólares.