RI

Demesio Cases, presidente del Congreso General Ngabe Buglé fue castigado con cepo por haber firmado acuerdos para la explotación de recursos naturales a espalda del pueblo indígena.

Cases, junto al alcalde Jeremías Atencio, firmaron una resolución mediante la cual cedieron derechos sobre los tesoros naturales de la comarca (agua, minas, y otros) a una empresa de accionistas chinos e israelíes.

Publicidad

Al conocer de esto, dirigentes de la Comarca repudiaron la acción que compromete sus recursos naturales y procedieron con la destitución, declaratoria de non-grato y definieron castigo con cepo.

Solicitan además que el Ministerio Público inicie una investigación de oficio sobre las propiedades y bienes de estas personas, y que el Consejo de la Coordinación Comarcal y Ministerio de Gobierno y Justicia reconozcan sus decisiones.

El cepo es un artefacto utilizado para inmovilizar de pies y manos a una persona, usado tradicionalmente por los pueblos indígenas como una forma de castigo.

Publicidad