Llegan al cuartel policial de Bocas del Toro los involucrados en masacre de Alto Terrón

Linda Batista

A las 2:00 p.m. de este viernes, inició la audiencia de control a los nueve supuestos involucrados en la muerte de siete personas, cuyos cuerpos fueron encontrados en una fosa común en la Comarca Ngäbe Buglé.

El Ministerio Público solicitará imputarlos por los delitos de homicidio, femicidio, delitos sexuales y privación de libertad en perjuicio de la víctimas.

Publicidad

Los detenidos son miembros de una secta religiosa que, según denunciaron algunas víctimas sobrevivientes, quemaba y golpeaba a quienes “no querían convertirse”.

Los siete cadáveres corresponden a seis menores de edad de entre 1 y 17 años, además de una mujer adulta embarazada, madre de cinco de los menores que estaban en la fosa.

Ésta fue ubicada a dos kilómetros de la estructura que la secta utilizaba como iglesia para practicar supuestos exorcismos, en los que quemaban y golpeaban a las personas de la comunidad, quienes eran retenidas contra su voluntad.

Tras conocerse el caso, la Policía Nacional y el Ministerio Público logró lograron rescatar a 15 personas.

En el lugar hallaron además, machetes y otras herramientas que se presumen eran utilizadas para cometer los actos.

Publicidad