AFP

Va vestido de amarillo de pies a cabeza desde hace más de 36 años. Con su indumentaria Abu Zakur forma parte del paisaje de Alepo, la ciudad del norte de Siria conocida por su ciudadela medieval y que fue destruida por combates encarnizados durante la guerra.