CICLISMO Otros deportes - 

Ceremonia real en la largada de la edición 101 del Tour de Francia

LEEDS (AFP). Con el marco de una ceremonia real, la 101ª edición del Tour de Francia ciclista arrancó este sábado al mediodía en la región inglesa de Yorshire, donde un pelotón de 198 corredores puso en marcha su ilusión de llegar con gloria a la meta final de París.

El príncipe William y su esposa Kate, así como el príncipe Harry, en representación de la Casa Real británica, asistieron a la largada para unirse a la fiesta del ciclismo, antes del disparo oficial que abrió la lucha por la primera victoria de etapa 'prometida' a los velocistas.

La meta está en Harrogate, tras 190,5 kilómetros en el programa de este sábado con salida desde Leeds.

Entre el fervor y el glamur, los corredores de la ronda gala, la carrera más prestigiosa del planeta, tuvieron su salida en el norte de Inglaterra, en la largada más occidental del Tour en toda su historia.

La misma se dio en un marco impresionante de fanáticos que llenaron de color la campiña inglesa, comparable con la pasión desatada por los británicos en la anterior largada en tierra inglesa en 2007, desde Londres.

El pelotón dio sus primeras pedaleadas desde el centro de Leeds hasta la residencia Harewood House para la "verdadera" largada de la carrera, que estuvo a cargo del príncipe William, su esposa Kate Middleton y el príncipe menor Harry.

Con los himnos nacionales del Reino Unido (God Save The Queen --Dios salve a la reina--) y de Francia (la Marsellesa) como banda de sonido para dar soporte musical al evento y el corte de cinta oficial para el lanzamiento del Tour en tierra inglesa, el combate prometido entre el británico Chris Froome, defensor del título, y el español Alberto Contador, dos veces ganador de la prueba (2007 et 2009), arrancó en Leeds y promete estar vivo hasta el 27 de julio en la llegada final a los Campos Elíseos de París, tras más de 3.600 kilómetros de programa repartidos en 21 etapas.

"Vemos una verdadera pasión por la bicicleta y por el Tour de Francia", reconoció el director de la prueba, Christian Prudhomme, al constatar el éxito popular de esta gran largada de la Grande Boucle, más allá de que apenas hay 4 ciclistas británicos en el pelotón de 198 corredores.

Sin embargo, dos de ellos atrapan gran parte de la atención de la prensa: el favorito al maillot amarillo Froome y el velocista Mark Cavendish, ganador de 25 etapas, quien espera obtener la victoria este sábado para tener el honor de vestirse de amarillo al menos en los primeros tramos en su país.

La pasión por el Tour se disparó estos últimos años en el Reino Unidos, especialmente tras la victoria en 2012 de Bradley Wiggins, primer inglés en ganar la ronda gala. Y de hecho, incluso la reina Isabel II se interesó en el tema.

Este sábado los jóvenes William, Kate y Harry fueron sus representantes en la largada en la región de Yorkshire, donde intercambiaron diálogos con los favoritos Froome y Contador, cuando los "Red Arrows", la fuerza aérea británica, hicieron su paso por un cielo más bien celeste.

El toque de glamur del evento lo puso Kate, vestida de verde, quien llegó junto a su marido en helicóptero a Harewood House, una residencia perteneciente a un miembro de la familia real.

La duquesa de Cambridge debía luego dirigirse sobre el recorrido de la carrrear para observar las acciones, antes de ir a la meta de Harrogate, donde entregará el primer maillot amarillo del Tour.

FUENTE: AFP