El rechazo de su madre no le ha impedido a Regina convertirse en una arquitecta muy prometedora, profesión que le permite conocer a David Gómez Luna, el hijo de Julia y Eladio, de quien se enamora perdidamente.