En esta temida eliminación, los chefs tendrán que confiar en la ruleta del sabor.